El CLIQIB advierte de la inestabilidad y encarecimiento de los precios de los productos higiénicos durante el 2022

El Clúster Químic de les Illes Balears (CLIQIB) vaticina un año 2022 marcado por precios al alza y una importante inestabilidad, tanto en el coste de los materiales y productos higiénicos como en su disponibilidad en el mercado. A pocos meses de que abra la mayor parte de la planta hotelera de Balears, que es el principal consumidor de los productos higiénicos comercializados por el Clúster, los fabricantes químicos advierten de la difícil situación que se avecina.

“Los precios están disparados, los plazos de entrega se han alargado muchísimo y nos obliga a hacer previsiones de compra con mucha antelación”, explica Joan Miquel Matas, director del CLIQIB. Matas apunta a un conjunto de factores que también han afectado al incremento de precios en otros sectores: el encarecimiento de las materias primas, la energía y el transporte.

Sustancias químicas tan habituales como la sosa cáustica o el ácido cítrico, que se utilizan para desengrasantes y desincrustantes, limpiadores de WC o reductores del pH de las piscinas turísticas como el ácido sulfúrico, han visto multiplicado su precio por 4, 5 y 2,5 respectivamente en los últimos 18 meses. El ácido fórmico (utilizado en formulaciones para el tratamiento textil) o los tensioactivos (para jabones y detergentes de limpieza en general) también han visto multiplicado su precio por 2,5 ó 3.

Estas subidas de las fórmulas químicas en origen se deben en parte a la parada en la producción en las fábricas de todo el mundo a raíz de la pandemia, produciéndose problemas de suministro y stock prácticamente a nivel global. Además, el incremento del precio del gas y la electricidad han contribuido también a la escalada de los costes.

A todo ello, se suma la subida escandalosa del transporte, habiéndose multiplicado por seis el coste de un contenedor con origen en China hasta Balears, y por tres el coste del envío de contenedores desde Baleares hacia los destinos de exportación, como puede ser el Caribe.

Para el transporte de mercancías peligrosas, entre las que se incluyen el agua oxigenada, el ácido nítrico y la acetona, ya se ha anunciado un incremento del coste de los fletes por encima del 50%.

Un factor adicional es el encarecimiento del plástico de envases utilizados mayormente por los fabricantes de productos químicos, que han subido un 47% desde 2020.

Este conjunto de circunstancias obligará a la revisión de tarifas durante el año 2022, siendo imposible garantizar por parte de los proveedores de Balears precios estables. El coste de celulosas, por ejemplo papel de WC o rollos de cocina, ha subido un 25% en los últimos 6 meses, mientras que el precio de los útiles de limpieza (cubos, bayetas o fregonas, entre otros) cambian cada 15 días.

“La situación es muy compleja dada la alta volatilidad de los precios y los problemas de disponibilidad”, apunta Matas. Desde CLIQIB recomiendan a los consumidores finales, sobre todo aquellos grandes clientes como son hoteles y restaurantes, prever con tiempo sus comandas, almacenando parte del stock en sus propios almacenes, a fin de garantizarse suficiente margen de maniobra ante esta situación tan inestable.

Apunta Matas que, aunque los socios del CLIQIB están haciendo un esfuerzo por amortiguar el golpe, parte de este incremento de precios deberá trasladarse al consumidor final, es decir, el hotelero o el restaurador. Al igual que ha subido el precio de la electricidad o de la gasolina para el consumidor final, también esto tendrá una repercusión, añade.